lunes, 28 de julio de 2008

El recuento de los daños…

Pues resulta que me hicieron un festejo sorpresa, de esos de los que uno no se entera de nada hasta que está ahí, en medio del jolgorio con cara de noentiendouncarajo,quehacetodaestagenteaquí, y todo mundo gritando al mismo tiempo: SORPREFELICUMPLADES mientras uno se tiene que apretar porque lo primero que uno pensaba hacer llegando era pasar al baño a hacer pipi tranquilamente, antes digan que uno no deja un charco ahí mismo de la impresión… pero en fin… lo importante es que me hicieron un festejo sorpresa… la mujer que es la dueña de mis quincenas, de mi aguinaldo, de mi departamento, de mi auto, de la mayoría de mis devedes, del refrí y del seguro millonario en caso de muerte repentina debida a una causa de origen conocido… ella misma organizó el numerito con todo y sus amigot@s quienes fueron los gritones cuando el incauto de mi abrió la puerta del departamento… y pues con ese festejo quedó inaugurada mi entrada al tétrico mundo de los treintaychingo de años…

Aunque ningún cumpleaños es perfecto…

Este año me hubiera gustado que me regalaran a la Barbie cachonda, que aunque es bien hot, no es salvavidas… porque no tiene hoyo…


Ya si la barbie era demasiado, tal vez my first serial killer kit de Fisherprice hubiera sido la opción…


O ya de menos que hubieran llevado unos payasos a la fiesta,

chequen como el payasito de atrás esta bailando como John Travolta… increible

de todas formas mi cumpleaños me gustó más que mucho… gracias a tod@s los que fueron y a los que no también...

1 comentario:

GaBBy dijo...

Uy sì! seguramente lau hubiera sido feliz de llevarte unos horrendos payasos!!! guacala los payasos!!!